RIMALES Y LA MOÑONA DE ELVIRITA

Categoría: Cuentos de Cosiaca - Rimales - Quevedo

Fecha: martes 02 de febrero del 1971

En una finca vivían tres hermanas con sus padres los dueños, y Pedro Rimales se disfrazó de mujer con vistas de ingresar a la casa por ver si lograba algo de las muchachas. Dijo llamarse Elvira, y fue contratado para los oficios de la casa.
La primera noche Elvira pidió la compañía de una de las muchachas, pues alegó ser muy nerviosa y que no podía dormir sola. Una de las muchachas se ofreció a acompañarlo.

a la mañana siguiente la muchacha le comentó a sus hermanas que había pasado una noche muy feliz, increíble. intrigadas las otras, quisieron saber cuál era la razón de esa felicidad, y la noche siguiente la acompañó la hermana mediana. a la mañana siguiente la muchacha se hacia lenguas de la felicidad vivida. la mayor pidió su turno y al otro día todas convenían en que dormir con elvira era lo máximo. pasaron unas semanas y era tanto el entusiasmo que se llegó el día en que se disputaban y decían:
__yo quiero dormir con elvirita!
yo quiero dormir con elvirita!
la mamá, intrigada por el entusiasmo que mostraban sus hijas les dijo:
__qué es esa cosa que se sienten tan felices de dormir con elvira? esta noche voy a reemplazarlas, sin que ella se dé cuenta…
así fue y a la mañana siguiente la mamá le dió la razón a sus hijas. desde entonces, se establecieron turnos para dormir con elvira. como toda felicidad tiene su final, el patrón le había echado el ojo a elvira, y un domingo tramó la forma de conseguirla. mandó a su mujer y sus hijas al pueblo a hacer el mercado y se quedó solo con elvira.
en el patio estaba ella lavando, y el patrón, desabrochado el pantalón, le fue echando mano, pero pedro estaba listo, volteó y lo zampó entre un tonel que había al lado, quedando el hombre colgando de la cintura. pedro le bajo los pantalones y lo aprovechó, volándose después.
cuando llegaron ellas, el viejo gritó:
__ ni qué elvirita ni qué elvirota!
pedro rimales nos hizo moñona!
a las muchachas las coronó
a mi viejita la calibró
a mí en el tonel me braguetió y si el marrano no se le escapa
en la cochera lo había clavao!
ni qué elvirita ni qué elvirota!
a ustedes por delante y a mi por el tracete…
y si el marrano no corre también se lo mete!

Fuente: El Testamento Paisa - Folclor[38]

Autor: PEDRO RIMALES

Biografia: Ampliar clic

Editado Por: Ing. Cristian G. Toro S.

Cantidad de Impresiones: 1,407

COMPARTIR EN TUS REDES SOCIALES.

Comentarios